8/2/13

¿sueñan los bebés con incubadoras eléctricas?

Lleva horas durmiendo en su cunita, como un ángel. Quieto y calmado. En absoluto silencio. En paz. Sueña con colores pastel. Con una penumbra pálida y espesa. Siente la tibia ingravidez de sus recuerdos amnióticos. La dulce serenidad de encontrarse de nuevo dentro de un útero cálido. Dentro de aquella cámara transparente en la que le alojaron después. Las vías neurológicas de la respiración fetal se activan. Ya no es necesario inspirar el oxígeno del exterior. Deja de esforzarse. Se entrega. Como cuando estaba dentro de su madre. Como cuando estaba dentro de la máquina. Cuando otro respiraba por él. En paz.

(Escuchando: Gary Numan - When the sky bleeds, he will come [Tweaker Ray Remix])