16/7/11

seguro

Iñigo Pueyo se había levantado muy tarde, como siempre. Terminó de leer el periódico y se quedó mirando la taza en la que acababa de desayunar. Luego se fue al salón y se puso a jugar al King of Dragons hasta que se hizo la hora de comer. La taza seguía encima de la mesa de la cocina. Después de comer se fumó un porro y se quedó dormido. Tuvo un sueño muy raro. No se acordaba de todo, pero sí del tramo en que subía por una montaña y, al llegar a la cima, veía delante de él otras tres montañas. En la parte más alta de cada una de ellas había un animal diferente. Uno era un león. Entonces los animales se precipitaban al vacío y caían en una especie de lago viscoso que terminaba tomando la forma de un dragón. Muy raro. Cuando se despertó ya era de noche. Sacó a pasear a Pall Mall, su perro, y estuvo hablando un rato con el portero. Cenó mientras veía un programa de zapping, y cuando le entró el sueño, apagó la tele y se fue a la cama. Pero antes de hacerlo, estuvo mirando otra vez la taza del desayuno. Fijamente, durante casi un minuto. Y mientras caminaba por el pasillo hacia su habitación, pensó que el día que tuviera tiempo, el día que pudiera sacar un rato y concentrarse de verdad, iba a conseguir mover esa taza con la mente. Vamos, seguro.

(Escuchando: Ramin Djawadi - A bird without feathers)

6 comentarios:

Rosa dijo...

Si lo intenta seguro que un siglo de estos lo consigue. Jeje.


Saludos desde el aire

Anónimo dijo...

Perdone usted, señor creador. Me gustaría saber si el periódico que lee don Iñigo es digital o impreso. Tengo esa curiosidad.

Kosmikito

montse dijo...

Es una excusa tan buena como cualquier otra para no fregarla.
Muy bueno el nombre del can.

carlos de la parra dijo...

Buno por lo menos tiene con que ocuparse.

Sucede dijo...

Con un perro marca de tabaco, cualquier cosa... jaja
Muy bueno compañero!!!
Abrazos!!

budoson dijo...

Gracias a todos. Pues mire, Kosmeak, la idea inicial era que el periódico fuera impreso, pero ahora que me da la oportunidad de pensarlo más tranquilamente, le diré que el periódico es digital, sin duda.
Lo del nombre del perro: entre otras cosas, es mi humilde homenaje a Stephen King.