13/9/13

cuerpo y alma

Si hubiera posibilidad de que tus enormes ojos acuáticos
pertenecieran a otra.
Otra que no me mirara con ese odio con el que tú me miras a veces.
Si esa arruga tan encantadora que se forma en tu nariz
cuando te ríes
de cualquier imbecilidad
se formara en la nariz de alguien
con un sentido del humor sano y creativo.
Si se me ofrecieran la oportunidad
de ver tu absurda forma de caminar
(que tanto me gusta)
en otra mujer que no disfrutara pisando a los demás,
en una que empleara los graciosos movimientos de tus pequeñas manos
para ilustrar conversaciones que fueran más allá
de libros estúpidos, programas de televisión estúpidos, cantantes estúpidos,  
y ropa,
una persona que tuviera tu pelo
y que me dejara tocarlo de vez en cuando,
que hubiera nacido con una boca como la tuya
y le sacara partido transmitiendo con ella
conceptos que tú ni siquiera sospechas que existen.
Si fuera posible de alguna manera.
Si existiera una forma.  
Pero claro,
entonces no serías tú.
Esa no serías tú.
Ninguna de ellas serías tú.
Y eso
(oh, sí, ya lo creo),
eso sería tan maravilloso,
mi amor.   

(Escuchando: M.I.A. - Believer)

1 comentario:

Carlos de la Parra dijo...

Un poema excelente dedicado a todas las mujeres.